Agencia de Noticias Parlamento y Debate Legislativo

Café con Adorno: Por Raúl Adorno Jiménez: Fuerzas Armadas, aliadas del presidente AMLO

Columna

Café con Adorno

Por Raúl Adorno Jiménez


Fuerzas Armadas, aliadas del presidente AMLO


 

Café con Adorno Raúl Adorno JIménez
Café con Adorno Raúl Adorno JIménez

 

Agencia Parlamento y Debate.- Se acusa al presidente Andrés Manuel López Obrador de empoderar como nunca al Ejército Mexicano y a la Marina, por lo que la comentocracia acusa una y otra vez que se está militarizando al país. Pero desde mi punto de vista el primer mandatario tuvo dos razones muy poderosas para no regresar a las fuerzas armadas a los cuarteles, como se había dicho.

 

Sin duda, una de ellas es que las fuerzas armadas eran las únicas instituciones capaces de enfrentar a la delincuencia organizada, que durante al menos los tres sexenios anteriores había adquirido una fuerza inusitada que difícilmente podría combatirse  con fuerzas o policías civiles, que además se encontraban muy infiltradas y controladas por las grandes cárteles del narcotráfico.

 

Por ello, el presidente López Obrador no tuvo otra opción que echar mano del Ejército y la Marina para enfrentar a este flagelo que tanto daño le ha hecho al país, más cuando el armamento que utiliza la delincuencia organizada es muy superior a la que podría tener cualquier institución civil policiaca, pues no hay que dejar de lado que los militares son los únicos que cuentan con el armamento necesario para hacerle frente a las armas de alto calibre directamente importadas ilegalmente desde Estados Unidos.

 

¿Qué tanta eficiencia ha logrado el gobierno mexicano con mantener a los militares en tareas de seguridad pública? Pues hay quienes ponen por delante que hasta la fecha en el actual sexenio van más de 18 mil homicidios dolosos producto de la guerra sin cuartel que si bien inició desde los tiempos de cuando fue presidente Felipe Calderón, es la fecha en que no se ha terminado, y si bien no puede afirmarse de ningún modo que haya rebasado al Estado Mexicano, si es una realidad que hay regiones que están copadas por las distintas organizaciones delictivas.

 

Sin embargo, está la posición del propio gobierno que afirma que cuando menos se ha detenido la tendencia al alza de los homicidios dolosos, lo que se ha logrado sí con la intervención de las fuerzas armadas, pero también con los programas, becas y apoyos que se está otorgando a los jóvenes para que cuando menos tengan otras opciones o alternativas, para intentar que  los jóvenes se vuelvan sicarios y carne de cañón de las bandas delictivas, proceso que se antoja de mediano y largo plazo.

 

La otra razón, es que cuando el presidente López Obrador decide involucrar a las fuerzas armadas no sólo en la construcción de obras de gobierno, sino hacerlos partícipes de actividades económicas antes vetadas para los militares, tuvo la visión de hacer al Ejército y la Marina sus aliados para poder llevar a cabo sus políticas social y económica, que de otra forma hubiera sido frenada por los poderes fácticos que en contubernio con los políticos del PRIAN, siempre se beneficiaron de las políticas neoliberales.

 

Basta recordar la historia de lo que ha pasado en otros países de América Latina, que han sufrido en muchas ocasiones los golpes de estado ejecutados por las fuerzas armadas, pero promovidos desde la derecha, particularmente contra gobiernos electos democráticamente, pero que afectaban los intereses de los más ricos, al promover políticas sociales como las implementadas por el presidente López Obrador, más cuando se trataba de que hubiera más justicia, menos inequidad y desigualdad en la distribución de la riqueza generada por la propia sociedad.

 

¿Cuánto costará a los mexicanos la operación de los militares en actividades económicas que realizaban civiles? Eso está por verse en el futuro, pero nadie puede negar en este momento que gracias a esa alianza que logró el presidente con las fuerzas armadas, es que su plan de gobierno está teniendo los resultados deseados, ya que sin afectar de manera significativa a los dueños del dinero, ha logrado que paguen de mejor manera sus impuestos.

 

Hoy tenemos buenas noticias, pues la fiscalización que se realiza a las empresas que facturan más de mil 800 millones de pesos al año dejó 359 mil 25 millones de pesos durante enero-mayo del presente año, lo que representó 261 mil 563 millones de pesos más que en el mismo periodo del año pasado, reportó el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

 

Además, la desigualdad ha disminuido no sólo porque el presupuesto llega a más de 30 millones de mexicanos de manera directa y sin intermediarios a través de los programas sociales, lo que ha mejorado su ingreso y su gasto, lo que a su vez ha mejorado a la economía nacional; sino por los incrementos salariales promovidos por la actual administración que han mejorado la calidad de vida de un gran porcentaje de la clase trabajadora.

 

En suma, tal vez todo esto no se hubiera concretado sin el apoyo de las fuerzas armadas, que se mantuvieron firmes al lado del presidente López Obrador, dejando con un palmo de narices a esa derecha que siempre utilizó a los militares para contrarrestar cualquier avance social que beneficiara a una gran mayoría de mexicanos.

 

Nada más hay que recordar que en un intento por detener las políticas de AMLO, la derecha a través del ministro Luis María Aguilar, intentó promover un juicio que proponía a la Corte separar del cargo al primer mandatario, pero ante la presión de sus propios compañeros tuvo que retirar su proyecto. En la sesión de la Segunda Sala de la Suprema Corte del 23 de agosto del 2023 estaba listado un proyecto de sentencia que proponía separar del cargo al presidente López Obrador en caso de que se negara a ratificar a una magistrada del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA).

 

No es difícil pensar qué hubiera sucedido si el presidente López Obrador no hubiera tenido el apoyo de las fuerzas armadas, mismas que se han convertido en un pilar de la defensa de los programas sociales y de la política en general del actual gobierno.

 

Ahora habrá que esperar cómo se comportarán con la llegada de Claudia Sheinbaum, como primera presidenta mujer que llega al máximo cargo de la nación y que se convertirá en la jefa suprema de las Fuerzas Armadas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AMLO y las Fuerzas Armadas
AMLO y las Fuerzas Armadas

Ultimas Noticias

Extensión de la Nacionalidad Mexicana